Inicio

Inicio

Las políticas de Responsabilidad Extendida del Productor (EPR) adoptadas por la Unión Europea están teniendo un impacto positivo en la reducción de residuos

Reciclaje El concepto EPR se refiere a una política ambiental, que traslada al fabricante de un determinado producto la responsabilidad de gestionar adecuadamente el residuo que genera ese producto tras su uso o consumo. 

Desde hace años existe una creciente preocupación por el aumento del consumo de envases y embalajes en las poblaciones urbanas y la degradación de los sistemas ecológicos y sociales. Es por ello que desde la Unión Europea se aúnan esfuerzos para revertir esta tendencia y conseguir un desarrollo sostenible, no solo desde la ciudadanía sino también desde los propios productores.

En el ámbito de la UE se ha venido adoptando el principio de Responsabilidad Extendida o Ampliada del Productor (EPR), concepto surgido en Suecia a principios de la década de 1990, y definido por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) como una “política ambiental, en la cual la responsabilidad del productor por su producto se extiende hasta la etapa post-consumo del ciclo de vida del producto”. Hoy en día, la EPR se caracteriza por dos elementos fundamentales, por un lado porque la responsabilidad, ya sea física y/o económica, se traslada desde las autoridades locales a los productores y, por otro lado, porque proporciona incentivos a los productores para que incorporen consideraciones ambientales en el diseño de sus productos.

Por ello, evaluar las políticas EPR en países de la Unión Europea se ha convertido en una forma fidedigna de comprobar la utilidad de esta medida, así un grupo multidisciplinar de investigadores del Instituto Superior Técnico de la Universidad de Lisboa y el grupo de investigación Extremeño de Marketing y Dirección de Operaciones de la Universidad de Extremadura (M@rkDO), han llevado a cabo un estudio con el objetivo de verificar si en ambos países, España y Portugal, se han alcanzado sus dos objetivos básicos: reducir la generación de residuos, y aumentar las actividades de reciclaje.

El responsable del estudio en la UEx Sergio Rubio, profesor de la Escuela de Ingenierías Industriales nos explica que “este principio de Responsabilidad Extendida del Productor supone que la responsabilidad que los fabricantes o distribuidores tienen sobre los productos que ponen en el mercado debe extenderse o ampliarse a los residuos que se generan tras el uso o consumo de esos productos, de manera que dichos residuos sean gestionados correctamente”. 

El profesor de la UEx añade que, “tanto en España como en Portugal existen actualmente los denominados sistemas colectivos de responsabilidad ampliada del productor (SCRAP) en determinados ámbitos: envases y embalajes, aparatos eléctricos y electrónicos, neumáticos, luminarias, residuos fitosanitarios, farmacéuticos, etc. Estos colectivos gestionan la recuperación y el tratamiento de estos residuos a través de acuerdos con los ayuntamientos, financiando y promoviendo sistemas de recogida selectiva de los residuos. En el caso de España, y para los envases y embalajes, es ECOEMBES el SCRAP que lo gestiona, y en Portugal la Sociedade Ponto Verde”

Los resultados de este estudio muestran que la implementación del principio EPR en el ámbito de los envases y embalajes ha tenido un impacto positivo a lo largo de los años en ambos países. En cuanto a la generación de residuos, si bien la reducción observada desde 2008 coincide con el periodo de la crisis económica y por tanto con una disminución de la producción y el consumo, ambos SCRAP han sido capaces de aumentar las tasas de reciclaje, por encima incluso de los objetivos marcados por la UE. 

Respecto al aumento de las actividades de reciclaje, ambas entidades han promovido la reducción del uso de materiales en la fabricación de envases y embalajes, así como la promoción de actividades de recuperación y reciclaje entre la ciudadanía, apostando por una mayor concienciación de la importancia de reciclar. De esta forma, el modelo de tarifa punto verde, y el desarrollo de proyectos de innovación relacionados con la sostenibilidad de los envases han permitido que, por ejemplo en el caso de ECOEMBES, estas medidas de eco-diseño hayan permitido disminuir el peso medio de los envases un 18%.

Aún así y a pesar de estos datos positivos, también hay otras conclusiones extraídas del estudio que demuestran la necesidad de seguir con estas políticas de reciclaje, así nos explica el investigador “el principio EPR solo se aplica a una parte de los residuos municipales, y la tasa de reciclaje de estos está actualmente muy lejos de los objetivos que la UE ha definido para 2025 y para 2030 en el ámbito de la Economía Circular. Además, aunque el modelo de tarifas punto verde es un incentivo para el eco-diseño, deberían considerarse otras acciones que favorezcan el uso de materiales más respetuosos con el medio ambiente en envases y embalajes, así como el desarrollo de sistemas de tarifas que consideren aspectos tales como el tipo de material empleado y su reciclabilidad”. 

 

 

 

 

 

 

Videos

banner revista viceversa

Twitter

 

Servicio de Difusión de la Cultura Científica

Edificio Guadiana 

Avda de Elvas s/n 06006 (Badajoz) 

Tlf. (+34) 924 289 649 

culturacientifica@unex.es    @CulturaUEx

 LOGO FECYT-ucc                                                                                                                                                                        

Volver