InicioNoticiasAmpliado el plazo para participar en "Guiones para la Ciencia"

Noticias

Utilizan el ejercicio físico como pista para diagnosticar la fibromialgia

Los investigadores Eduardo Ortega y Elena BoteversionwebA pesar de que la fibromialgia es una patología muy frecuente, cuyos pacientes son en el 90 % mujeres, su diagnóstico sigue siendo complicado. Sobre todo porque su principal síntoma, y quizás el más molesto y limitante, el dolor, es difícil de cuantificar e identificar. 

Hasta ahora, diversos estudios realizados por el Grupo de Investigación “Inmunofisiología: estrés, ejercicio físico, envejecimiento y salud” de la UEx, han ido poniendo de manifiesto que la respuesta inflamatoria de quienes la padecen baja cuando se llevan a cabo diversos programas de ejercicios acuáticos. Así, gracias a los experimentos llevados a cabo con mujeres que padecían este síndrome pudieron determinar que son necesarios al menos 8 meses de ejercicios regulares para disminuir el estado inflamatorio y mejorar el bienestar de las personas afectadas.

Sin embargo, aún faltaba por evaluar científicamente el efecto que en estos mismos individuos pueden tener la práctica puntual de determinadas modalidades de actividad física. En este sentido, los resultados de los últimos hallazgos, coordinados por Eduardo Ortega Rincón, han sido reveladores.  Realizar sesiones puntuales de bicicleta estática durante unos 45 minutos a una intensidad moderada, no sólo no perjudica a las pacientes con fibromialgia sino que, además,  contribuye a regular las alteraciones sufridas en su respuesta inflamatoria.  

Según ha explicado Ortega, las personas sanas desarrollan, de manera innata, durante la práctica de ejercicio físico, una respuesta inflamatoria que despierta y alerta las defensas. “En el caso de las personas con fibromialgia queríamos ver qué ocurría, si perjudicaba a su estado inflamatorio ya alterado. Y, hemos comprobado que, en ellas, el efecto es diferente, baja la respuesta inflamatoria pero sin comprometer sus defensas innatas frente a los patógenos. Por tanto el resultado es muy positivo”. 

Prueba diagnóstico

No obstante, más allá de los beneficios para regular su respuesta inmunitaria, durante los estudios han podido comprobar que estas sesiones aisladas de ejercicio pueden ser una valiosa herramienta para diagnosticar la enfermedad. Así lo ha explicado la autora principal de estos trabajos.  Según Elena Bote,  a través de diversos biomarcadores, identificados a lo largo de sendos trabajos científicos, han visto que realizar una única sesión de ejercicio es sólo anti-inflamatoria si la persona padece  fibromialgia, y no en las personas sanas.  “Las pruebas en sangre han demostrado con contundencia que las citoquinas proinflamatorias sólo descendían en personas que presentaban esta enfermedad” ha explicado la investigadora. 

Con todo ello, los resultados suponen una importante aportación para el ámbito científico. Tanto que este trabajo ha recibido el primer premio del Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina del Deporte y próximamente serán publicados en la revista Archivos de Medicina del Deporte. 

No obstante, más allá del reconocimiento científico para estos investigadores las conclusiones pueden suponer comenzar a utilizar una prueba sencilla de ejercicio a partir del cual los especialistas pudieran determinar si existe o no esta patología.  “Igual que se hace una prueba de esfuerzo para determinar si existe patología coronaria, este test podría ayudar a determinar con criterios objetivos, si existe esa enfermedad silenciosa y de origen incierto que es la fibromialgia” ha expresado Ortega. 

En este sentido, Bote ha añadido que “aunque todavía no podemos asegurar que estos efectos anti-inflamatorios inducidos por sesiones puntuales de ejercicio sean exclusivos para pacientes con fibromialgia (se necesitan estudios en un mayor número de pacientes en ésta y otras patologías), publicaciones previas de otros grupos de investigación han indicado que los efectos del ejercicio en la mayoría de las patologías inflamatorias crónicas son similares a los de personas sanas, por lo que los efectos anti-inflamatorios podrían ser bastante diferenciales en la fibromialgia”.

banner revista viceversa

Twitter

 

Servicio de Difusión de la Cultura Científica

Edificio Guadiana 

Avda de Elvas s/n 06006 (Badajoz) 

Tlf. (+34) 924 289 649 

culturacientifica@unex.es    @CulturaUEx

 LOGO FECYT-ucc                                                                                                                                                                        

Volver